Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía trabaja sobre un proyecto de ley para restringir el uso de las redes sociales

La Policía turca detiene a 500 personas en las actuaciones en Estambul y AnkaraInformativos Telecinco

El Ministerio de Justicia de Turquía ha comenzado a trabajar sobre un proyecto de ley para restringir el uso de las redes sociales, en aparente respuesta a la relevancia de las mismas en la convocatoria de las manifestaciones antigubernamentales que sacuden el país desde hace varias semanas.

Fuentes del ministerio citadas por el diario turco 'Hurriyet' han indicado que "las implementaciones internacionales en torno a este asunto están siendo investigadas".
Este mismo lunes, el ministro del Interior, Muammer Guler, ha indicado que varias personas han sido detenidas en la localidad de Izmir en respuesta a lo que ha descrito como 'tuits' "provocativos".
"Tenemos un estudio sobre aquellas personas que provocan al público a través de manipulaciones con noticias falsas que desencadenarían acciones que podrían amenazar la seguridad de la vida y las propiedades a través de Twitter, Facebook y otras redes sociales", ha dicho Guler.
La semana pasada, el Partido Justicia y Desarrollo (AKP), liderado por el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan, reclamó una "regulación legal" de las redes sociales y advirtió de que un mensaje a través de Twitter puede ser "mucho más peligroso que un coche bomba".
El responsable de prensa del AKP, Alí Sahin, reclamó una "regulación legal" para las redes sociales a fin de que "la gente sea responsable de lo que escribe". "Como resultado de un tweet, la gente saquea comercios y quema vehículos, y el que los escribe debe asumir las consecuencias", agregó.
"El Gobierno elegido está siendo objeto de una conspiración, hay un intento de derrocar al Gobierno a través de las redes sociales", denunció Sahin. "Todo eso debe tener un coste, un castigo", recalcó.
"Un tweet con mentiras y calumnias es mucho más peligroso que un coche bomba. La explosión de un vehículo cargado de explosivos puede tener un impacto limitado, pero un tweet cargado de mentiras y calumnias puede contribuir a crear un ambiente conflictivo", remachó.
El propio Erdogan calificó recientemente a Twitter de "plaga" a causa del impacto de la red social en las actuales manifestaciones antigubernamentales.