Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Operación contra el terrorismo yihadista en Bélgica con dos muertos y un detenido

Seis de la tarde en pleno centro de Verviers. Un vecino graba el asalto al número seis. Se escuchan ráfagas de tiros y al acercar el objetivo se ven las llamas en el piso de abajo incluso pasa por delante la cabeza de un policía. Durante diez minutos, sólo se escuchan disparos. A los habitantes del barrio se les ha ordenado encerrarse en sus casas a cal y canto. En el interior del inmueble viven tres terroristas, tres jóvenes de la localidad belga de Verviers que habían regresado de Siria hacía muy poco tiempo. Las autoridades tenían constancia de que unos diez yihadistas habían retornado a esta zona en las últimas semanas. Ahora, vincula a los fallecidos con los atentados de la semana pasada en París, porque todo apunta a que al menos uno de sus autores, Ahmedí Culibalí, les pudo comprar su arsenal de fusiles, lanzagrandas y pistolas a ellos. La pista del mercado negro de armas de Bélgica se llevaba apuntado desde el fin de semana. Lo más preocupantes es que estos tres jóvenes de Verviers estaban preparando un atentado. Hoy mismo, se había recibido un vídeo del Estado Islámico amenazando en francés con un ataque en suelo europeo mencionando específicamente entre otros países, a Bélgica.