Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manifestación ultranacionalista en Moscú contra la inmigración y el presidente Putin

Neonazis rusos se manifiestan por las calles de Moscú. Foto: Reuterscuatro.com

Unos 10.000 ultranacionalistas se han manifestado este domingo en Moscú para defender la identidad rusa y exigir la dimisión del presidente, Vladimir Putin. Ésta es la primera vez que se autoriza la marcha por el centro de Moscú. En ella han participado numerosos jóvenes de estética neonazi y familias que portaban símbolos religiosos ortodoxos.

La marcha ha sido convocada coincidiendo con el Día de la Unidad Nacional, una festividad instaurado por el propio Putin en 2005 en sustitución de los festejos del aniversario de la Revolución Bolchevique de 1917 y en recuerdo de una revuelta rusa contra el dominio polaco-lituano de Moscú de hace 400 años.
Durante la marcha nacionalista se han gritado consignas popularizadas por la oposición como "Rusia sin Putin", mientras el presidente celebraba la festividad en un acto en la Plaza Roja rodeado de representantes de la Iglesia Ortodoxa, el Islam, el Budismo y el Judaísmo.
"La gente unió sus fuerzas en nombre de Rusia, en nombre de la patria, por encima de clases, nacionalidades, religiones y otras diferencias", ha afirmado Putin tras depositar una corona en un monumento a la sublevación.
Contra la inmigración
"¡Rusia para los rusos, Moscú para los moscovitas!" ha sido una de las consignas más coreadas durante la marcha ultranacionalista. La Policía, que cifra en 6.000 los participantes en la manifestación, ha informado de 25 personas por cargos de extremismo o por exhibir simbología nazi.
Los partidos de extrema derecha exigen además un mayor control sobre la inmigración, especialmente de los inmigrantes procedentes de las repúblicas rusas del Cáucaso, de mayoría musulmana. "Los inmigrantes no muestran ningún interés por integrarse en la sociedad rusa. Si las cosas no cambian podrían producrise enfrentamientos étnicos masivos", ha denunciado uno de los participantes, Sergei, de 25 años.
En la marcha han participado grupos como la Unión de Portaestandartes Ortodoxos, cuyo líder, Leonid Simonovich-Nikshich, se ha declarado "contrario a la inmigración". "Estoy en contra de ideas como la tolerancia o lo políticamente correcto. En la Biblia no se habla de tolerancia", ha asegurado.
La convocatoria ha tenido eco en ciudades como San Petersburgo, Kazan o Ekaterimburgo y también en ellas se habrían producido decenas de arrestos, informa la agencia de noticias rusa, RIA Novosti.
Según datos de una organización de investigación, el Centro Sova, 20 personas fueron asesinadas y 130 resultaron heridas en agreciones racistas en toda Rusia el año pasado.