Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El líder del golpe de Estado asegura tener que sacrificarse por el interés nacional

Prayuth Chan OchaGTres

El jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra tailandés, el general Prayuth Chan Ocha, que ha liderado el golpe de Estado que ha derrocado esta semana al Gobierno, ha asegurado que ha tenido que asumir el sacrificio de tomar el poder por el interés nacional del país, ha informado el diario local 'The Nation'. El general será el nuevo primer ministro del país de forma interina hasta que se designe un nuevo jefe de Gobierno y un nuevo Ejecutivo. Así lo ha anunciado el Consejo Nacional para el Mantenimiento de la Paz y el Orden, nombre con el que los militares han bautizado a la junta que dirigirá desde ahora el país con el objetivo declarado de restaurar el orden tras meses de inestabilidad y para llevar a cabo reformas políticas.

El general Prayuth ha transmitido este mensaje durante una reunión con mandos militares tras el golpe de Estado de la víspera. El encuentro ha tenido lugar en el Primer Regimiento de Infantería a las 9.00 horas.
Entre otros, han asistido el jefe de Estado Mayor de la Defensa de Tailandia, el general Thanasak Patimaprakorn, los jefes de Estado Mayor de la Marina y la Fuerza Aérea, el comandante de la primera zona del Ejército de Tierra, el teniente general Thirachai Nakwanit y otros altos mandos de las Fuerzas Armadas tailandesas.
El general Prayuth ha justificado el golpe de Estado con el argumento de que los conflictos que sufre el país no se podían resolver de otro modo y ha asegurado que el rey de Tailandia no ha tenido relación alguna con la toma de poder.
"PARA QUE EL PAÍS VUELVA A LA NORMALIDAD"
El general anunciaba a los tailandeses en un discurso televisado que el Ejército tomaba las riendas del país tras fracasar sus conversaciones con los representantes de las fuerzas políticas enfrentadas para buscar una salida a la crisis.
"Para que el país vuelva a la normalidad rápidamente, el Comité Nacional para el Mantenimiento de la Paz, integrado por el Ejército, las Fuerzas Armadas tailandesas, y la Fuerza Aérea y la Policía tienen que tomar el poder desde las 16:30 horas del 22 de mayo", ha explicado el general en su intervención.
Prayuth ha pedido a los ciudadanos que continúen con sus vidas cotidianas y ha asegurado que el Ejército ha asumido el control del Gobierno con el objetivo de restaurar el orden y sacar adelante reformas políticas.
En su intervención, en la que ha prometido que se mantendrán las relaciones con los demás países, Prayuth ha estado arropado por los jefes de los distintos cuerpos de seguridad y ha precisado que la decisión se ha tomado tras fracasar el diálogo entablado con los grupos rivales.
TOQUE DE QUEDA
Por otra parte ha emitido una orden instando a los operadores de las redes sociales a que impidan la propagación de información falsa y los mensajes que inciten a la inestabilidad. Si la práctica continúa, ha advertido la junta, tendrá que suspender los servicios y llevar a los incitadores ante la ley.
Asimismo, la junta ha ordenado al depuesto primer ministro interino, Niwattumrong Boonsongpaisan, y a 17 miembros de su gabinete que se presenten ante los militares este viernes en la sede de la Primera División de la Guardia del Rey, donde ha ubicado su sede, el viceportavoz del Ejército, el coronel Winthai Suvaree, en una declaración televisada.
LOS MANIFESTANTES SE MARCHAN
Entretanto los manifestantes progubernamentales, más conocidos como 'camisas rojas', han evacuado su campamento de protesta en Bangkok, después de la llegada de los soldados para restablecer el control de la situación.