Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siete años de cárcel por violar a una turista que se alojaba en su casa

MaletaInformativos Telecinco

La Audiencia de Barcelona ha condenado a siete años y medio de cárcel a un vecino de Barcelona por violar a una turista de nacionalidad rusa a la que alojaba en su casa, que ponía a disposición de extranjeros que visitaban la ciudad en la página web de intercambio de alojamiento 'couchsurfing.org'.

Según la sentencia de la Sección Sexta, el 6 de mayo de 2012 a las 22 horas, el acusado Reda Ali H. se encontró con la víctima en la plaza de Cataluña de Barcelona para alojarla en su casa tal y como habían acordado a través de la página web de intercambio de alojamiento 'coachsurfing.org', en la que el condenado ofrecía su vivienda en la calle Cortinas, por lo que le condena a pagarle a la víctima 6.000 euros por daño moral.
Una vez en la casa, el acusado le propuso a la mujer hacerle un masaje asiático, a lo que ella accedió pero finalmente le pidió que parara, momento en que él se marchó, para regresar más tarde tras haber bebido y obligarla a mantener relaciones con él bajo amenazas de muerte pese a que ella se opuso.
El acusado había cerrado previamente la puerta con llave, y después de violarla no la dejó marcharse y trató de volver a forzarla, hasta que a la mañana siguiente la dejó salir.
El Tribunal da "plena credibilidad" al relato de la víctima, junto con las pruebas practicadas, y considera que el acusado cometió un delito de agresión sexual, aunque le absuelve de otro de detención ilegal porque considera no la quiso mantener privada de libertad sino solo retenerla.
La Fiscalía pedía 10 años de prisión por agresión sexual y otros cinco por detención ilegal, con la prohibición expresa de acercarse a la víctima durante 15 años, además de una indemnización de 8.000 euros por daño moral.