Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite la número dos de los socialistas españoles en la Eurocámara pero conserva el escaño

La eurodiputada del PSC María Badía ha presentado este miércoles su dimisión como secretaria general de la delegación socialista española en el Parlamento Europeo, según ha informado el presidente de esta delegación, Juan Fernando López Aguilar.

Badía ha enviado a López Aguilar una carta en la que le explica que decidió firmar, junto con otros eurodiputados catalanes, una misiva a la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, para denunciar las "intolerables invocaciones a las Fuerzas Armadas" y a su posible intervención al hilo de la situación en Cataluña.
Sin embargo, en ella añade que a la vista del "impacto" de esta iniciativa, por las "versiones" que puedan dar de ella algunos medios de comunicación, y consciente de que ello puede afectar a toda la delegación socialista española en la Eurocámara, ha ofrecido dimitir de su cargo. López Aguilar ha aceptado su renuncia y ella, no obstante, seguirá como eurodiputada.
En previsión del impacto de su iniciativa, Badía ya puso su cargo a disposición de la delegación socialista española de manera verbal el pasado lunes en Estrasburgo, durante la cena que todos sus miembros suelen mantener al inicio de la sesión plenaria de la Eurocámara.
Este miércoles la ha telefoneado la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano y le ha comunicado que su dimisión le parecía adecuada. Acto seguido Badía ha formalizado su renuncia con una carta a López Aguilar, según han explicado a Europa Press fuentes socialistas.
López Aguilar no ha valorado el contenido de la carta firmada por Ramon Tremosa (CiU), Maria Badía (PSC), Raül Romeva (ICV) y Ana Miranda (del BNG, en representación de ERC). Sin embargo, ha asegurado que en ella no se pide a la Comisión que suspenda los derechos de voto de España en el Consejo Europeo, sino que se vele por el cumplimiento de los criterios democráticos que rigen para los países de la UE, los llamados "criterios de Copenhague".
"Protesta enérgica"
Según el exministro, Badía ha explicado su decisión de firmar la carta como una "protesta enérgica" contra las palabras de, entre otros, el vicepresidente 'popular' del Parlamento Europeo Alejo Vidal-Quadras. En un programa de televisión, Vidal-Quadras aconsejó ir "preparando a un general de brigada de la Guardia Civil" para hacer frente a la situación en Cataluña.
De hecho, ha dejado claro que todos los socialistas españoles consideran "intolerables e inaceptables" esas palabras de Vidal-Quadras, y todos sintieron "estupor" ante esas "declaraciones de salida de pata de banco que implicaban que no pueda resolverse la situación de Cataluña democráticamente. "Todos las hemos rechazado", ha remachado.