Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP y PSOE, en manos de Ciudadanos

La última encuesta de Metroscopia elaborada para ‘El País’, refleja un nuevo cambio en el mapa político de cara a las próximas elecciones generales. Ciudadanos ha pasado de ser un partido minoritario a ser la posible llave de gobierno, ya que PP y PSOE estarían ante un empate técnico. Quien se aleja cada vez más de la Moncloa es Podemos, al no mantener los posibles votos que les lanzaron a lo alto del panorama político.

El ascenso de Ciudadanos tras ser la segunda fuerza más votada en las elecciones catalanas es uno de los hechos más destacables de la última encuesta de Metroscopia para ‘El País’. La formación de Albert Rivera se quedaría en la tercera posición, con una intención de voto del 21,5%, a casi dos puntos de los dos partidos tradicionales. Ambas formaciones estarían empatadas, separadas por una décima.  Según esta encuesta, el PSOE tendría una obtención de voto del 23,5%, siendo la fuerza más votada, seguido de cerca por el PP, quien tendría el apoyo del 23,4% de los electores.
De no cambiar la situación en poco más de dos meses, Ciudadanos sería la llave que abriría al PSOE o al PP las puertas de la Moncloa. En las próximas semanas, tanto en las previas como en las sucesivas a las elecciones, asistiremos a un continuo tira y afloja por parte de los dos grandes partidos para conseguir el apoyo de la formación naranja.
Podemos, por su parte, no consigue mantener los apoyos necesarios para escalar hasta el Gobierno. Desde la primera encuesta de Metroscopia realizada para ‘El País’ a principios de este mismo año, el partido de Pablo Iglesias tenía una intención de voto del 28,2%, lejos del 14% actual. Esta fuga de votos se ha producido en dos direcciones, una hacia el PSOE y otra hacia Izquierda Unida, que lograría una intención de voto del 5,6%.