Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arzobispado de Burgos admite los exorcismos a la menor que se intentó suicidar

El arzobispado de Burgos admite que la menor que trató de suicidarse fue sometida a varios exorcismos, aunque estos fueron realizados bastante después de intentar quitarse la vida tirándose desde un tercer piso, tras lo que se quedó en silla de ruedas. En el comunicado la archidiócesis ha asegurado que el suceso no fue consecuencia de los trece exorcismos a los que la menor fue sometida. Los padres de la joven están querellados por delitos de lesiones y maltrato familiar.

El arzobispado de Burgos ha admitido, ante las informaciones sobre una investigación judicial por el intento de suicidio de una menor que fue sometida a exorcismos, que se practicaron estos ritos pero ha aclarado que el suceso no fue consecuencia de los mismos pues los padres la llevaron a un exorcista "bastante después" de que tratase de quitarse la vida.
"El intento de suicidio de la joven no ha sido consecuencia de los exorcismos practicados, tal como parece deducirse de la información publicada. Según declaraciones de los padres de la joven recabadas por el arzobispado, la decisión de llevar a su hija a un exorcista de Valladolid fue bastante posterior a su intento de suicidio", señala en el comunicado.
La archidiócesis a precisado que los padres "consideraron conveniente llevarla al exorcista en el mes de abril" dado que la situación clínica no mejoraba, las cuales concluyeron en junio de 2014 "con el convencimiento de los padres de que estaba sanada". En el comunicado se especifica que los padres visitaron a un exorcista en Madrid aunque no realizó ninguna sesión.
El arzobispado a querido aclarar que la parroquia de Nuestra Señora del Rosario "no ha tenido nada que ver en la desición de llevar a la joven al exorcista" y las personas que han colaborado con los padre lo hicieron a título personal. Asegura que la noticia se basa en una querella de los tíos de la joven "sin que los acusados hayan recibido notificación judicial".
Según recuerda el arzobispado burgalés, los exorcismos son una práctica religiosa que se ha mantenido en la tradición de la Iglesia como un derecho de todos los fieles. El Código de Derecho Canónico exige que el exorcista sea nombrado por el obispo y que valore la oportunidad de realizarlo. En este caso, afirma que el exorcista de Valladolid está legítimamente nombrado por su obispo.
Se tiró de un tercer piso
El arzobispado de Burgos ha querido precisar que "no ha tenido nada que ver en el desarrollo de los hechos" descritos en la noticia y que ha tenido conocimiento de la situación "solo después de lo sucedido, cuando se solicitó un exorcista en Burgos ante los inconvenientes de trasladarse a Valladolid y, posteriormente, tras entrevistarse los denunciantes con el vicario general".
Los padres de la joven, querellados por delitos de lesiones y maltrato familiar, decidieron que visitase a un exorcista después de que en 2012 fuera internada en un psiquiátrico y no mejorase su estado clínico. En septiembre de 2013 la niña se lanzó desde un tercer piso, acabando en una silla de ruedas a causa de las lesiones. La joven fue sometida a rituales de más de una hora y en la que se le provocaban heridas, realizando hasta 13 exorcismos. La niña, que ahora tiene 18 años, está en un centro de menores de Castilla y León.