Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una muesca probaría que el cáliz de doña Urraca es el Santo Grial

Cáliz de doña UrracaMuseo de San Isidoro

Una muesca en el cáliz de Doña Urraca probaría que es el Santo Grial. Según recogen los pergaminos egipcios, localizados en la biblioteca de la Universidad de Al-Azhar, en El Cairo, la más emblemática del Islam, durante el traslado de la reliquia a León una de las esquirlas del cáliz se saltó. Esa misma esquirla le falta al cáliz denominado hasta ahora cáliz de la Infanta Doña Urraca, hija de Fernando I el Grande, y que está ubicado desde el siglo XI en la basílica de San Isidoro.

Los historiadores Margarita Torres y José Miguel Ortega del Río han presentado el libro 'Los reyes del Grial', que recoge una exhaustiva investigación científica desarrollada durante tres años que demuestra "sin lugar a dudas" que el Santo Grial, "la copa que la comunidad cristiana de Jerusalén en el siglo XI consideraba que era el cáliz de Cristo, se encuentra ubicada en la Basílica de San Isidoro de León".
Así lo ha explicado la coautora de la obra e historiadora medievalista Margarita Torres que ha detallado que este hallazgo está confirmado mediante el descubrimiento de dos pergaminos originales egipcios fechados en el año 1054, que recogen que el cáliz fue enviado al rey de León Fernando el Grande, tras haber sido saqueado de la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde había permanecido desde el siglo IV.
Estos documentos prueban "sin ninguna duda" que el cáliz fue entregado en señal de agradecimiento después de que el monarca leonés enviara un gran cargamento de víveres a Egipto, en un "año de gran hambruna". La investigación demuestra, por lo tanto, que el que cáliz que era considerado el Santo Grial por la comunidad cristiana del siglo XI se encuentra en León.
Antes de ese momento, hasta el año 400 después de Cristo, se desconoce qué pasó con la copa, ha agregado el otro autor de la obra José Miguel Ortega del Río, que ha explicado que "se carece documentación relativa a ese periodo", pero ha resaltado la importancia de este hallazgo porque "ninguno de los otros presuntos santos griales tienen una base tan sólida sobre la que apoyarse".
Además, la datación de la copa, que no se ha podido realizar mediante la prueba del Carbono 14 por no tratarse de un resto orgánico, sino que se ha realizado mediante un completo estudio de acuerdo a su tipología, ha demostrado que pertenece al periodo comprendido entre el siglo I antes de Cristo y el I después de Cristo, lo que coincidiría también con el momento en el que se cree que Jesús utilizó el Santo Grial.
 Se trata, ha agregado Ortega del Río de "un enorme puzle al que ahora se encajan las piezas que estaban deslavazadas", que ha reconocido que "aún quedan muchas preguntas sin resolver" en torno a este asunto, aunque ha confiado en que tras este primer hallazgo "salgan a la luz nuevas investigaciones que lo completen".
Nuevas medidas de seguridad
El Cabildo de San Isidoro estudia actualmente blindar la reliquia más importante de la cristiandad, informa El Diario de León. Previsiblemente, como adelantó el miércoles el abad de la colegiata, Francisco Rodríguez Llamazares, el cáliz será trasladado a otras dependencias con las máximas medidas de seguridad.
La vitrina donde se exhibía hasta ahora el cáliz de Doña Urraca, situada en un lugar destacado de la cámara del tesoro, podría ser ocupada por la espléndida réplica realizada en 2010 por Rafael Moreno, un genial orfebre granadino, señala El Diario de León.