Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Angry Birds es "un excelente manipulador del sistema de dopamina del cerebro"

El popular juego para ordenadores y móviles se jugará con cartas, en la versión más tradicional de Angry Birds.Archivo

'Angry Birds' es "simple, realista, gratificante y divertido, pero también es un excelente manipulador del sistema de dopamina del cerebro", según el jefe de departamento de neurología clínica del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas en Bethesda, Maryland, Steven Grant.

La desarrolladora de juegos Rovio lanzó su famoso juego 'Angry Birds' en el año 2009. En la actualidad hay tres versiones gratuitas del juego disponibles así como sus extensiones de pago.
Este juego ha crecido como la espuma en un tiempo récord y algunos expertos hablan ya del "Síndrome de adicción a 'Angry Birds'".
Pero ¿Por qué los usuarios no pueden dejar de jugar?. Una infografía realizada por la empresa de análisis de mercado online AYTM responde a varias cuestiones relacionadas con el grado de adicción de 'Angry Birds'.
La infografía 'The gobal appeal of Angry Birds' asegura en primer lugar que el juego de Rovio ha sido descargado ya más de 300 millones de veces y que, a este ritmo, llegará a los 1.000 millones en un corto período de tiempo.
Además, los usuarios que han descargado el juego juegan a 'Angry Birds' 200 millones de minutos al día, lo que equivale a 16 años de juego las 24 horas al día.
AYTM ha preguntado a 500 adultos mayores de 18 años de Estados Unidos que han descargado al menos una de las tres versiones del juego de Rovio sobre su experiencia.
De los 500 encuestados que han descargado la versión 'Angry Birds', el 76 por ciento ha descargado la versión gratuita mientras que el 45 por ciento han descargado la versión de pago.
La versión gratuita de 'Angry Birds Season' ha sido descargada por el 29 por ciento y el 14 por ciento ha accedido a pagar por ello.
En el caso de 'Angry Birds RIO' el 28 por ciento ha descargado la versión gratuita y el 16 por ciento la versión de pago.
En cuanto el estado de ánimo que provoca jugar a 'Angry Birds', el 32 por ciento se siente relajado, el 23 por ciento muy relajado y tan solo el 6 por ciento se siente estresado.
Sin embargo, jugar a 'Angry Birds' todos los días hace mejorar el estado de humor al 58 por ciento de los usuarios y tan solo el 5 por ciento siente que su estado de ánimo empeora.
De este 5 por ciento, los jóvenes entre 18 y 24 tiene dos veces más posibilidades de ver su estado de ánimo empeorar que los mayores de 25 años.
Además, las personas desempleadas y las personas solteras tiene más probabilidades de ver sus estados de ánimo deteriorados cuando juegan a 'Angry Birds' que aquellos que están casados o tienen trabajo (siete y cinco veces más probabilidades respectivamente).
Entonces, si mucho jugadores ven empeorado su estado de ánimo al jugar a 'Angry Birds', ¿por qué el 82 por ciento tiene una adicción a 'Angry Birds'?.
El jefe de departamento de neurología clínica del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas en Bethesda, Maryland, Steven Grant explica que 'Angry Birds' en realidad provoca una respuesta neurofisiológica en los jugadores.
Se refiere a 'Angry Birds' como una "obra maestra de la adicción" porque es "simple, realista, gratificante y divertido, pero también es un excelente manipulador del sistema de dopamina del cerebro", tal y como recoge la compañía AYTM en su estudio.
En términos sencillos, la dopamina se activa en una persona cuando sucede algo que suele tener algún tipo de recompensa.
En 'Angry Birds', el escenario sería el disparo del pájaro y la recompensa los puntos que se consiguen al romper el escenario, los gritos de los pájaros y la desaparición de los cerdos.
Hay expectación porque los jugadores nunca saben exactamente lo que va a pasar cuando los pájaros alcanzan sus objetivos.
"La incertidumbre crea esa tensión y el cerebro anhela la liberación. En otras palabras, dan ganas de accionar el tirachinas y lanzar más pájaros", asegura Grant
Esta podría ser una razón de las razones por las que el juego genera una adicción tan frecuente. Sin embargo, la mayoría de los jugadores no están listos para vencer la adicción todavía.
En la encuesta AYTM, sólo el 24 por ciento de los jugadores indicaron que ya han eliminado el juego o han considerado eliminarlo para no volver a jugar. El otro 76 por ciento no tienen planes de dejar de jugar.