Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jon Sistiaga: Al Qaeda en la red

Jon Sistiaga desenmascara el uso que hace Al Qaeda de las últimas tecnologías para propagar su doctrina y aleccionar a los muyahidines en cualquier parte del mundo a través de Internet
Hace unos años, el dirigente de Al Qaeda y ciudadano español Mustafa Setmarían, remarcaba a sus alumnos muyahidines en Afganistán que ellos no eran una organización, sino sólo una idea, una metodología. Hace unos meses, el número dos de Al Qaeda, Ayman Al Zawahiri, volvía a repetir que ellos sólo inspiraban a grupos locales que debían de actuar de manera autónoma. Entonces, si Al Qaeda no es una organización, ¿Cómo se lucha contra una idea? ¿Cómo hay que enfrentarse a una metodología? ¿Cómo se puede acabar con los miles y miles de yihadistas que fueron instruidos en Afganistán para guerrear contra los enemigos del Islam?.
Ésta no es una historia más sobre Al Qaeda. Ni sobre muyahidines o campos de entrenamiento. Ni de ejércitos contra terroristas o insurgentes contra ocupantes. Vamos a hablar de Al Qaeda desde dentro. Desde sus tripas. Con sus propios manuales. ¿Quiénes son? ¿Cuántos son? ¿Qué es lo que quieren?. No se trata de justificar, ni de asumir, ni mucho menos de defender o disculpar. Se trata de entender un fenómeno que nos preocupa y estremece, y que es justificado por miles de personas en el mundo islámico.
La visión rigorista y casi medieval del Islam que tiene Al Qaeda no les impide utilizar las últimas tecnologías de la información para hacer llegar sus mensajes de propaganda u órdenes a sus comandos. Al Qaeda en la red descubre cómo Internet se ha convertido en la universidad virtual del yihadismo. Aquí, los simpatizantes o futuros terroristas encuentran adoctrinamiento, manuales de instrucción en vídeo o sus propios informativos, con presentadores, por supuesto encapuchados, sobre la marcha de la guerra santa. Todo está en la red, pero no está. Es imposible acceder a esos contenidos si no se tienen las claves de acceso a los circuitos restringidos en los que se distribuyen.
Para la realización del reportaje, se ha realizado durante varios meses una concienzuda recopilación de vídeos rastreados a través de Internet, así como los manuales audiovisuales de instrucciones en los que se prepara a los futuros mártires para que su acción tenga la máxima eficacia, señalando los errores y los aciertos de los anteriores atentados. También se incluyen las opiniones y los comentarios de diversos expertos en terrorismo y en el fundamentalismo islámico.