Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

P. Iglesias: “El gobierno tiene la obligación democrática de convocar un referéndum”

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, la sorpresa electoral españolas de las últimas elecciones europeas, ha analizado en Las mañanas de Cuatro la abdicación del rey. Según Iglesias el referéndum es obligatorio, no por una cuestión ideológica sino por motivos estrictamente democráticos. A continuación recogemos su análisis.

“Nosotros dijimos que los resultados electorales implicaban una putrefacción del régimen político del año 78. Si el gobierno entiende que Felipe de Borbón tiene la confianza de todos los ciudadanos, y la confianza en democracia implica votar, entonces que convoque unas elecciones. Es el momento de devolver la palabra al pueblo y convocar un proceso constituyente.
El PSOE: la llave para obligar al referendum
“El gobierno está habilitado para convocar un referéndum y si no hay la mayoría reglamentaria de dos tercios no se puede completar el proceso de abdicación. El PSOE tiene la llave para que la gente pueda o no votar. (…) Los españoles tienen que tener la capacidad de decidir sobre su futuro y el Partido Popular, por muy de derechas que sea, tiene la obligación democrática de dejar a la gente decidir. Y si las actuales élites políticas no tienen esa valentía, que se quiten del medio”.
El PSOE tiene una oportunidad histórica de no hacer un pacto de casta, de demostrar que no tiene miedo a que la gente vote. No es una cuestión de etiquetas, no es una cuestión de nostalgias. Y el señor Felipe de Borbón quiere ser jefe de Estado, que se presente a unas elecciones, que es lo que hacen los demócratas.

“No se enfrentan dos ideologías: es la oligarquía contra los ciudadanos”
Esto va más allá de la cuestión de la República. Estamos hablando de la democracia. El PSOE no debería traicionar ni a sus votantes. Los españoles tienen derecho a decidir qué futuro quieren y no se lo puede robar un acuerdo de casta. No se enfrentan dos ideologías. Se enfrenta la capacidad de decidir del pueblo o la oligarquía que quiere volver a tomar las decisiones en secreto, en los reservados de los restaurantes.
En un momento como este de abdicación y de podredumbre del régimen del 78, a los ciudadanos nos toca elegir qué queremos en lo nuevo, en el régimen que está por venir. ¿Por qué hay tanto miedo a convocar un referéndum? Y los que tienen miedo a la democracia no son demócratas.
“Los partidos de la casta están nerviosos”
Dentro de año y medio el PP y el PSOE saben que a lo mejor no les da los escaños para los dos tercios y entonces a lo mejor, cuando ganen las elecciones, no les da la mayoría. Antes que republicano yo soy demócrata como la mayor parte de los españoles. Y los españoles tienen derecho a que les pregunten sobre las cuestiones fundamentales. Si nosotros ganamos, nosotros escucharemos a la gente. Y cuando nosotros ganemos, no habrá miedo a que la gente exprese su opinión y habrá referéndums. Esa es la diferencia entre los demócratas y los que no lo son.
Al “Rey Felipe” le diría: “Tiene que asumir que los ciudadanos tienen derecho a votar”
Cuando hablo de régimen político hablo como politólogo, que es lo que he estudiado y de lo que puedo hablar. Nuestro sistema está en crisis y precisamente en un momento de crisis no devolver la palabra a la gente, provoca inestabilidad. Al nuevo rey le diría señor Felipe, los demócratas no estamos de acuerdo con que no se elijan a las instituciones políticas. Usted, como ciudadano, tiene independientemente de sus orígenes, que asumir que los ciudadanos tienen derecho a votar. Y como hombre de estado tiene que asumir que en los momentos de crisis, los problemas se solucionan con jarabe democrático. Los españoles somos mayores de edad. Ya está bien de que las élites nos manejen como si fuéramos niños pequeños.