Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Frank Cuesta, vestido para la aventura

selvaselva

La gorra, la camiseta y los zuecos, sus señas de identidad

Ya sea en Tailandia o en España, en la jungla o en la cueva, en la playa o en la montaña... Incluso si acude a un evento de glamour y boato como la gala de entrega de los Premios Ondas, Frank Cuesta no varía su vesturario. Analizamos, punto por punto, las prendas que conforman la imagen de marca de uno de los personajes más carismáticos y genuinos de la televisión.

1. La gorra. Le protege del sol (aunque no se la quita de noche) y de las picadura de insectos. Fran explica que son gorras de tenis y que tiene cuatro iguales. Como la suele llevar hacia atrás no vemos que lleva el logotipo de su patrocinador tapado con cinta adhesiva. "Hay una de ellas que todavía no he lavado porque ahí voy poniendo los amuletos de los monjes y que no me pongo para los programas", explica.

2. La camiseta. Blanca lisa en 'Frank de la jungla' y con dibujo en 'La selva en casa'. "La voy cambiando. Cuando la tiro y se pega a la pared es que está muy sucia", comenta. Frank regaló una camiseta firmada en Cuatro.com a uno de nuestros internautas.


3. Pantalones cortos llueva, nieve o haga sol y un dato sorprendente: ¡no lleva ropa interior!. Va "en plan comando", dice, para notar más facilmente si se le mete una garrapata en sus partes, como le ocurrió a su compañero Santi (podéis ver el momentazo en este vídeo). ¡Qué grima!

4. Zuecos tipo 'Crocs', casi siempre rojos, que lleva con calcetines blancos. Parece una provocación para las serpientes pero, según explica, le resultan de lo más prácticos a la hora de cruzar la jungla porque los parásitos como sanguijuelas o garrapatas entran y salen en lugar de quedarse dentro, calentitos, como ocurriría si llevara botas. ¡Él es el experto!