Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agujeros en el cráneo para contactar con los espíritus del más allá

En los gabinetes de curiosidades tenían cráneos que pertenecían a culturas como la nazca y tenían varios orificios. Se empezó a investigar hasta que se encontró un cráneo que databa del año 8.000 a.C. Llegaron a la conclusión de que esos agujeros eran trépanos. Los trépanos eran agujeros que se hacían para contactar con el más allá, con los espíritus del otro lado de la caverna. También se han encontrado en muchos cráneos una especie de tapas que se hacían con oro y eran puestos en la superficie que se había agujereado para que así el cerebro no estuviera al aire y no infectara. Hoy en día hay una comunidad que dice que la auto trepanación es buena porque abre una nueva conciencia y activa la creatividad.