Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Misterio en el convento

A veces, los mayores enigmas, los que plantean las más abismales incógnitas comienzan de la manera más inocente. Eso es lo que sucedió en 1904 cuando un grupo de religiosas francesas, fugitivas del virulento ambiente anticlerical imperante en su país recala en Burgos donde encontraron acogida y lo que ellas pensaban que era un refugio seguro.

Comenzaba una nueva vida para las trece religiosas exiliadas en el antiguo balneario de Arlanzón. Un enclave privilegiado que tenía el encanto añadido de unas aguas reconocidas como muy beneficiosas para la salud.
Trece religiosas murieron en cuatro años
Sin embargo, la plácida vida de las religiosas pronto se vio interrumpida por la presencia de la muerte. Cuando ocurrió la primera de las muertes, nadie se extrañó. Una enfermedad súbita y mortal era algo relativamente frecuente en la época. Pero inmediatamente, después de la primera muerte, ocurrió otra y otra y otra más.
En tan solo cuatro años las trece religiosas fallecieron de forma inexplicable dejando tras de sí trece cruces de hierro como testigos mudos de la tragedia. El pueblo bullía en preguntas. ¿Qué maldición o qué desconocido mal se había adueñado de aquella infortunada comunidad?
Trece religiosas murieron en cuatro años
Los más supersticiosos, achacaban el infortunio al mal fario del número trece. Otros, pensaban que las monjas habían traído consigo alguna extraña dolencia. Pero la explicación más popular culpaba a las aguas del antiguo balneario. ¿Quién sabía qué peste o veneno se podía haber filtrado del manantial antaño milagroso?
Buscando la respuesta, Cuarto milenio ha tenido acceso a la investigación que Miguel Moreno ha realizado junto al catedrático de farmacia Benito del Castillo y el escritor Elías Rubio.
Trece religiosas murieron en cuatro años
Es posible que la salmonella esté detrás de las muertes pero aun quedan preguntas por responder ¿Por qué los certificados de defunción hablan de diversas causas de las muertes? Y, si realmente fue una bacteria ¿Por qué hubo monjas que fueron inmunes a sus efectos antes de sucumbir cuatro años después de los primeros casos? Nunca lo sabremos.
El agua del balneario es posible que sea actualmente inofensiva, incluso es probable que lo haya sido así siempre pero, a pesar del tiempo transcurrido, nadie se atreve a beberla.