Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los vampiros se Sozopol

'Cuarto milenio' ha viajado a esta ciudad búlgara para ser testigo de una de las noticias más impactantes de los últimos meses, el hallazgo de restos de vampiros.

“Sabíamos que estábamos trabajando en una necrópolis pero entre las  doscientas tumbas aparecieron dos extraños cuerpos que presentaban una ruptura de los huesos en la zona del corazón”. Nos desplazamos hasta la necrópolis de la iglesia de San Nicolás en Bulgaria donde aparecieron dos cuerpos sometidos a un extraño ritual practicado contra los vampiros.
El miedo se hizo presente en algunas regiones de Bulgaria donde las creencias de vampiros siguen muy presentes hoy en día.
“Este tipo de rituales se llevaban a cabo por todo el territorio búlgaro”. Finalmente el esqueleto de uno de los vampiros fue trasladado al museo de Historia Nacional de Sofía para su exhibición no sin provocar auténtico pavor por donde pasaba. Bozhibar Dimitrov, director del Museo nos cuenta que “al entrar la caja con el vampiro los trabajadores comenzaron a santiguarse para protegerse”.
Tras reunirnos con el director del museo conseguimos acceder a la sala donde se encuentran los supuestos restos del vampiro. En soledad, con su mirada vacía parece querer revelarnos los secretos que a callado durante años.
El cementerio de los vampiros
Pese a ser un asunto desconocido en toda Europa, la creencia en este tipo de seres que vuelven de la muerte para atormentar a sus vecinos y familiares perdura  durante miles de años en estas tierras porque “las almas de los pecadores no van al cielo sino que se quedan en la tierra y por la noche sus almas salen al exterior y se dedican a chupar la sangre a la gente que encuentran”, asegura Dimitrov.
El cementerio de los vampiros
A lo largo del territorio búlgaro se conocen distintas razones por las que alguien puede convertirse en un no muerto. Los niños que morían siendo muy pequeños y no habían sido bautizados podían convertirse en vampiros
Durante la investigación conseguimos acceder a testimonios sobre las terribles formas de luchar contra estos seres demoníacos. “Los amigos o familiares acuden a la tumba durante la primera noche y le clavan una estaca de hierro en el corazón”. También colocaban piedras encima de la tumba para que el vampiro no pudiese levantarse.
En las noches cercanas a la muerte, los familiares se reunían para llevar a cabo este tipo de rituales sobre el cuerpo de la persona que creían maldita y también colaboraban los curas de la zona.
Viajamos al otro extremo de Bulgaria, unas semanas después del hallazgo de Sozopon encontraron hallazgos de vampiros en una localidad cercana.
Hasta 1920 se llevaban a cabo rituales para acabar con los vampiros. En las pequeñas aldeas los más mayores rezan para que no se encuentren más restos de vampiros.