Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros se adentra en el mítico barrio madrileño de Malasaña

malasañacuatro.com

Modernidad y tradición se mezclan en este barrio de contrastes. Malasaña se ha convertido, según sus vecinos, en el barrio más moderno de Europa “es el nuevo Soho” afirma Laura, propietaria de la primera cafetería vintage de Malasaña. Por sus calles se puede encontrar una procesión de Hare Krishna “repartimos felicidad y amor a Dios”, asegura uno de sus miembros.

Laura tiene una cafetería vintage en Malasaña: “Aquí puedes ver a la vecina que baja a comprar el pan en zapatillas de estar por casa y al moderno de turno con su portátil y su bicicleta haciendo la compra” añade escoltada por hipsters montados en bicicletas clásicas “son a la Malasaña actual lo que eran los jóvenes de la Movida en los 80” explica Juan Carlos historiador y vecino del barrio desde hace 30 años.
El barrio de Malasaña mantiene su esencia dinamizadora “aquí surgió la Movida Madrileña, ahora se han asentado jóvenes diseñadores y artistas que se mezclan con las familias de toda la vida” afirma Juan Carlos. “Es como un pueblo solo que a cinco minutos de la Gran Vía”.
Teatros, bares, tiendas vintage, restaurantes centenarios forman parte de la oferta de este barrio que nunca duerme. Al caer la noche los jóvenes y los vendedores ambulantes toman las calles. Unos para beber en la vía pública, pese a que se juegan ser multados con hasta 600 euros, y otros para hacer negocio vendiendo latas de cerveza a un euro. Para los que no quieran pasar frio Malasaña ofrece pubs y discotecas para todos los gustos. Los nostálgicos pueden visitar El Fabuloso y codearse con famosos, Alaska y Mario Vaquerizo son asiduos a este local madrileño o escuchar punk y rock en el Weirdo.
Malasaña es tan moderno que tiene su propio héroe. Agustín García se calza unas mallas y la capa para convertirse en Malasaña Man “100% buen rollo” ese es el poder de este héroe de barrio.
La cara B de este barrio de contrastes es que pese al esfuerzo de comerciantes y vecinos la prostitución sigue formando parte de Malasaña. En las calles Desengaño y Ballesta clientes, prostitutas y vecinos se mezclan desde hace décadas. “Esta imagen perjudica al comercio” asegura Beatriz, propietaria de una tienda de moda en la calle Desengaño “si me dan a elegir entre que haya prostitución o que no te diría que no, pero se sobrelleva, si no lo soportara no estaría aquí” concluye.
Malasaña es un reportaje de Sara Puertas.