Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“No nos quieren subir ya que estamos borrachas”

En una parada del paseo marítimo de Barcelona, una joven intenta convencer a su amiga de que entre en un taxi de vuelta a casa, sin éxito tras varios intentos “porque no nos quieren subir ya que estamos borrachas”. “Montse, por favor, que llevamos dos horas aquí”, grita mientras se suceden las caídas al suelo y los portazos de los taxistas negándoles la carrera ante el evidente estado de embriaguez que presentan. Finalmente, cuando consiguen subirse en uno, otro taxista les exige bajar y buscar al primero de la fila. “Son 250 euros de multa porque te voy a denunciar”, recuerda al taxista que las ha subido saltándose el orden de la cola antes de dar un portazo y desistir ante la negativa de ambas chicas a respetar el turno.