Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre de Iker: “El público es insobornable”

"Es un fenómeno que está ahí, que es muy curioso y que a mí me gusta analizar, como casi todo. Ha estado un compañero, ustedes lo han visto, que es youtuber, y que le pregunto “¿te ganas la vida con esto?” y por lo visto sí, porque es sorprendente el flujo de curiosidad que hay. ¿Qué suele ocurrir? Que de otro tipo de esferas, yo lo noto, se habla con un poco de desprecio en torno a los que hacen el programa en su casa, aunque en este caso no es un programa, en este caso el amigo Fuentes habla de casos de ovnis, otros, que existen, hablan de cosas desconocidas, a mí me parece perfecto.
Hay muchos, muchos que también han pasado por aquí, que forman parte de esa vanguardia que sería los youtubers. Hablo de nuestros temas. Pero también en general. Yo he detectado  en los profesionales vamos a llamarlos oficiales como sería yo claro, que hay como un poco de, no sé, inquina, no gusta, que esto esté en un crecimiento y ahí si que da lo mismo porque eso siempre va a seguir creciendo. El mundo va a ir por ahí y está clarísimo que no va a ir a menos, es decir, que las visitas, las descargas, todo ese fenómeno va a seguir incrementándose. Digo todo esto porque había cierta desazón en muchos youtubers del misterio y la conspiración porque precisamente se estaba hablando de que iba a haber una serie de censuras o de no pagar ciertos contenidos como se hace si estos atentaban contra ciertos poderes, instituciones… y precisamente lo que tenía de bueno YouTube era que había esa especie de  libertad, aparentemente.
Yo cuando hablaba con este amigo le decía: “No, no si yo aquí tengo la misma libertad, siempre la he tenido”. Pero es verdad que a mí siempre me consideraran parte de “lo oficial, porque trabajo para una cadena de televisión, está claro. Y además lo entiendo.  El mundo está cambiando a una velocidad que es increíble. Y qué me parece a mí, pues a mí me parece fantástico. Y, yo no sé, oiga, pero a mí quien se gane la vida en su casa trabajando en lo que le gusta, contando las historias porque la gente así lo ha elegido, a mí me parece fantástico. Y les aseguro que decir esto, muchos puristas, compañeros incluidos, pondrán las manos en la cabeza y dirán “pero hombre, Iker, solo faltaba que tú...” sí, es verdad, yo he hecho la carrera de periodismo, yo soy periodista, llevo toda la vida en estos medios que podrán ser oficiales pero también hago mis pinitos en ese mundo digital, lo intento, aunque no soy muy aceptado porque precisamente yo represento creo la oficialidad.
Y eso no es bueno para el mundo de YouTube o de otras plataformas, y que funciona. Pero les diré una cosa: es consustancial a mi naturaleza. A mí me encanta que la gente se gane la vida porque lo elige el público. Para eso soy muy liberal y yo lo siento si la palabra está mal empleada o bien, no lo sé. Yo creo que el ser humano tiene derecho a ser su propia empresa, a trabajar si puede para ningún dueño y a ser dueño de su producto, por qué no, ¿es una herejía?
Miren, mi hija, por ejemplo, tuvo una época, ahora ya no tanto, de ver a una señora que pelaba huevos kínder y yo observaba y era una señora que cogía el huevo kínder, lo pelaba…y yo miré las reproducciones y veía 12 millones de descargas, 18 millones de descargas, 9 millones de descargas…que ya quisiera eso cualquier programa de televisión. ¿Cuál es la respuesta que me he encontrado?
“Pelar huevos…cogerlo y sacar la sorpresita” pero me di cuenta de una cosa: ¿saben lo que he aprendido?, que los niños son bastante más listos que nosotros. Y hay 258.000, quizá a rebufo de esta señora, o de varias, que intentaron copiar. Más bonito, con mejores manos, yo qué sé. Es interesante este símil para la vida real. Pero los niños no quieren. Los niños quieren a esa señora que hace eso, ¿y por qué? Ah, nadie lo sabe.
Ahora ve unos muñecos que hacen una especie de película y desde fuera no puedo decir: bueno, qué tontería. Hay 150.000 intentando hacer lo mismo, pero la que tiene millones de descargas es la señora, ¿y saben por qué? Porque lo hace bien. Y dirán: hombre, qué tontería estás diciendo, y te lo dice el típico listo, o la típica lista que ella no lo ha hecho, que tiene envidia de que alguien viva de su trabajo, sea cual sea, comprendido o no, pero se creen siempre que ellos lo harían mejor. Esta especie de vampiros psíquicos que nos rodean permanentemente, ellos siempre lo harían mejor, ellos siempre son más guapos, ellos tenían mejor idea, ellos lo hubieran hecho fantástico y resulta que siempre los que dicen esto nunca lo hacen. Por tanto, en cualquier tema esto va a ir por ahí.
Mi experiencia personal es muy curiosa, porque ustedes saben que nosotros en un momento dado dejamos la radio, nuestra casa, en Zaragoza fue emocionante por ejemplo volver a ver a compañeros de la Ser que nos entrevistaban con el mítico y entrañable, para nosotros, micrófono amarillo, pero nosotros en cierto momento decidí irme a una tienda de la calle Barquillo, comprarme una mesa de mezclas y hacer universo Iker o dos en la noche con Carmen en la buhardilla de casa. Es un salto mortal, explorar, ver, y a través de Radioset y de Ivoox, los resultados son muy sorprendentes. No hay que tener ningún miedo. Hay personas que critican: “Hacen un podcast, no tienen ni idea…” pues hay de todo, ¿saben? ¿Y saben quién es insobornable? Ustedes, el público pone y quita. El público quita las ganas a esos que intentan hacer cosas que no hacen bien. Y los que lo hacen bien, sean youtubers o no, siempre tan criticados, los que hacen gracietas, bromas, lo  que sea, lo que hace bien, es una democracia muy curiosa, funciona.
Habitualmente los que intentan copiar no suelen funcionar y a mí eso me parece mágico. Los niños y los no tan niños no son tontos. En la televisión pasa algo parecido: si ustedes no quieren, no nos ven, punto. “No, no pero aquí tenemos un presentador más guapo, otro más feo, otro con más medios, otro con más pantalla, otro con menos…” Si no quieren no te van a ver  y no te ven. Bueno, pues al final internet es más o menos lo mismo pero global. Estoy cansado de escuchar a personas que parece que tienen miedo de los youtubers, que parece que tienen miedo de lo que viene, apocalípticos integrados, ¿no? Yo en ese aspecto creo que hay que estar abierto a todo. Yo lo he intentado en YouTube por cierto. Guillermo León, mi querido amigo y de ustedes, intentaba animarme y me he dado cuenta de que no cuajaba, primero porque yo no sé muy bien lo que contar, seguramente porque mi YouTube es este y porque no encaja. Eso era un poco más outsider, aunque yo cuente lo mismo o cosas peores, siempre seré de la parte oficial. En fin, fenómeno curioso, ¿eh? Muchos insultando a los youtubers, “qué tontos son”; pues hágalo usted mejor, porque usted es muy listo pero no hace nada, es típico también nuestro, ¿verdad?
Hasta dentro de siete días, amigos.