Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre: Conspiraciones

Espero que se hayan sentido interesados por este mega dosier que hemos efectuado en torno al 11-S. Era un tema que nos habéis demandado muchas veces y que lo tocamos en su día hace mucho tiempo pero no con la profundidad que merece. Se pueden preguntar que conclusión saco yo de todo esto, y ya he hecho público que no me lo podía creer realmente. No puedo creer que un gobierno sea capaz de engañar a su pueblo de esta forma. Lo que ocurre que luego ves informaciones y te das cuenta de que se han producido muchas barbaridades y ves que estás curado de espanto con el ser humano.
¿Qué es el ser humano? Que no pertenece a ninguna nación concreta, es nuestra naturaleza muchas veces, muy ruin. Tiene un gran eco esto de la conspiración, sobre todo la del 11-S. Si hiciésemos este programa con el 11-M, muchas personas muy entusiastas de las conspiraciones, como políticamente no les interesa, nos censurarían o nos dirían que no es para tanto. Al final creo que en los grandes acontecimientos dramáticos de este mundo existe esa sombra, pero… ¿hasta qué punto?
Viendo lo que ocurre últimamente en internet, donde se difunden materiales, conspiraciones, yo he investigado y que sé que son falsas, y que quizá no es por esa gran nube que hemos construido que lo absorbe todo y lo vuelve a resucitar. A veces creo que esas primeras personas que introducen datos saben muy bien que son falsas y algunas personas creen cosas que son increíbles de verdad, que no tienen ninguna base.
Está muy bien no creer todo lo oficial, está muy bien creer que el gobierno, como muchas veces ocurre, tuvo que ver en algunas conspiraciones. Está muy bien porque es evidente que no es verdad todo lo que nos cuentan, pero de repente muchos pasan al otro lado y creen con una total falta de juicio cosas que son absolutamente falsas.
Recibo cientos de correos pidiéndome que investigue este u otros casos y yo sé que es falso muchos de ellos. ¿Hasta qué punto las conspiraciones son reales o ficticias? Por desgracia, pienso honestamente que hoy en día navegamos en un mundo donde la gran parte de la información la gente desea que sea así, pero no es así. Esto no quita para que haya otras conspiraciones mucho más graves de las que uno empieza a ser consciente.
Es muy fácil decir que el gobierno americano hizo esto o aquello, es fácil sentir la fascinación de los que manejan el mundo y sin embargo puede que haya algo cierto en ello. Hay otras conspiraciones como más de fondo, más sordas, más lentas, menos espectaculares, pero veo que nos atrapan a casi todos, incluso a aquellos que están muy alerta contra las conspiraciones. Cuando la conspiración es mucho más cotidiana, esas que afectan a nuestra vida de verdad, no las aceptan casi nadie.
¿Qué me dicen ustedes de esa otra conspiración de los temas básicos por ejemplo del embrutecimiento constante que a través de los medios nos proporcionan a hombres y mujeres el hedonismo? No existe el compromiso, no existe la lucha y el esfuerzo, por supuesto no existe ninguna noción elevada del ser humano. Existe la animalidad, la conspiración de la animalidad habla muy poca gente.
A través de los medios, de los altavoces, de los arquetipos, de las imágenes, de las marcas, somos seres hedonistas que sólo consumen, que sólo quieren ser más guapos, tener más éxito social…y que abandonan cualquier idea poderosa de elevación. Los hechos más nobles no valen de nada. ¿Eso no es una conspiración? ¿Ahí no participa todo el mundo?
Hay conspiraciones mucho más interesantes, muy para volverse loco, y otras que nos afectan de verdad porque en el día a día nos bombardean con una idea de cómo queremos o como tenemos que ser. No es un gobierno, es el sistema que componemos todos.
Hasta dentro de siete días amigos.