María y Batuel no pueden resistirlo: ¡Se sienten cuatro!