Así ha sido el lanzamiento al espacio de un globo equipado con un localizador GPS