La última moda en Tokio: los karaokes con disfraz y las salas recreativas de Shin Juku