Entramos al teatro San Carlo de Nápoles, el más antiguo del mundo