No es tan fácil ser sillero en Medellín, la ciudad de las flores