La tranquilidad y el zen del Santuario Meiji, la otra cara de Tokio