Alfred Hitchcock lo tiene claro: la puesta de sol más bonita del mundo está en Zadar