Las pirámides maya, los templos que son una auténtica obra de arte