Playa Ostional es el paraíso de las tortugas: cada dos semanas llegan un millón y medio