Un selfie de vértigo: el Mirador de Fuente Dé te pone a prueba a más de mil metros de altura