El metro, la mejor opción para evitar el caos de Moscú y San Petersburgo