Medellín: la ciudad de las flores, del metrocable… y de Pablo Escobar