ST Kilda, la ciudad costera de Melbourne, donde los bomberos se disfrazan al salir de trabajar