El lugar que los habitantes de Isla Grande evitan pisar: una cárcel en la que los presos morían ahogados cuando subía la marea