Nintendo, hamburguesas gratis, piscinas de bolas: el privilegio de trabajar en Google