El futuro ya está en Silicon Valley: casas domóticas que se abren con el móvil