La prisión de Iwahig, atracción turística de Filipinas: los presos venden sus productos y hacen bailes para los visitantes