Dormir en mitad del desierto es una realidad: pasamos una noche y nos sorprende una tormenta