La actividad de moda en Costa Rica es el canopi: una tirolina en la que te puedes lanzar boca abajo