Entramos en la casa de una amiga de Alberto de Mónaco: ¡tiene hasta un lago propio!