Accedemos a un rincón del Capricho de Gaudí donde "nunca antes había llegado la televisión" gracias a Resines