Hosier Lane, el callejón más fotografiado de Melbourne, tiene tampones pegados en la pared