‘Viajeros Cuatro’ comparte con una familia filipina su mayor afición: el karaoke