La vida de la etarra Jáuregui, en Bélgica