"Salchicha" o "longaniza", así llamaba a José María Pajín el empresario Enrique Ortíz