El pediatra pederesta puede seguir atendiendo niños aún en arresto domiciliario