Marta Nebot, asomabrada con la grandiosidad del Ayuntamiento de Madrid