Los abuelos ignoran el enfado de Lucía, que cambia de actitud para poder ver la televisión