Ainhoa reconoce la autoridad de sus padres