Ainhoa se adapta a las nuevas normas